Estos fueron los dos fuertes golpes al Gobierno de Gustavo Petro en el Congreso: ¿Está fallando la aplanadora?

Se levanta la sesión. Esa fue la expresión que se oyó en el recinto donde sesionaban las comisiones primeras de Senado y Cámara, en un debate conjunto en el que se pretendía votar la creación del Ministerio de la Igualdad, una iniciativa del gobierno de Gustavo Petro, que, además, fue una de sus promesas de campaña.

La ausencia de un quórum decisorio (la mitad más uno) fue el motivo por el cual la sesión tuvo que ser levantada. Y no se trataba del día en que se agendó el proyecto de ley, teniendo en cuenta que antes, los congresistas no sesionaban sino los martes y miércoles (muy esporádicamente asistían un jueves). Durante la mañana estuvieron allí y debatieron por 4 horas, pero poco a poco de deshizo la mayoría necesaria para votar el proyecto que busca elevar a rango de ministerio, la entidad que maneje la política encaminada a eliminar las desigualdades económicas, políticas y sociales; además de “impulsar el goce del derecho a la igualdad; el cumplimiento de los principios de no discriminación y no regresividad; y la defensa de los sujetos de especial protección constitucional y de grupos discriminados o marginados”.

Los integrantes del partido Centro Democrático fueron los más molestos y se opusieron al proyecto desde el inicio, cuando María Fernanda Cabal presentó una proposición de archivo de la iniciativa y Miguel Polo Polo radicó una ponencia negativa. Inclusive, varios dijeron que, cada vez que se programe el debate, harán lo propio para deshacer el quórum.

El presidente Gustavo Petro no tardó en reaccionar a través de sus redes sociales, por medio de las cuales dijo no entender las razones de la no aceptación de una institucionalidad que corrige un vacío y es el de tener una instancia que busque acabar con la exclusión social.

El presidente Gustavo Petro no tardó en reaccionar a través de sus redes sociales, por medio de las cuales dijo no entender las razones de la no aceptación de una institucionalidad que corrige un vacío y es el de tener una instancia que busque acabar con la exclusión social.

Segundo golpe

El segundo golpe al gobierno llegó después y ocurrió en la comisión V, donde estaba programado un debate para prohibir el fracking, una técnica de extracción de hidrocarburos, por fraccionamiento, que es utilizada en otros países como Estados Unidos, pero que en Colombia, ha encontrado resistencia, por considerarla grave para la protección del agua.

El presidente de la Comisión V fue el encargado de hacer el anuncio previo al levantamiento de la fallida sesión: “Por primera vez no tenemos ningún senador de Cambio Radical, del Centro Democrático, de la U, del partido Conservador y del Liberal, así que hay una alta probabilidad de que no se conforme el quórum”.

Previo a ese aviso, el senador Cristian Avendaño había hecho un fuerte reclamo a los congresistas, a quienes les recordó que les pagan por trabajar y eso significa debatir los proyectos de ley. En particular, mencionó el del fracking, que también motivó un trino del presidente Petro, quien argumentó que la destrucción del agua y del territorio, lo que haría esa técnica extractiva, no va de la mano con la protección de la salud de la población.

 

Falla la aplanadora

Hasta este momento, las jornadas legislativas se habían caracterizado por evidenciar la aplanadora política del Gobierno, que tiene fichas claves en el Senado y la Cámara, las cuales, son presididas por Roy Barreras y David Racero, enfilados en la coalición del Pacto Histórico. De hecho, el miércoles, Barrera organizó la agenda de la plenaria de tal manera que los congresistas pudieran asistir a los debates en las comisiones que sesionaban este jueves.

En los 100 días de gobierno de Gustavo Petro, el Congreso ha aprobado el Presupuesto General, la controvertida reforma tributaria, el presupuesto de regalías. Cada una de esas iniciativas de grueso calibre pasó la prueba en el Legislativo sin mayores dificultades, siempre con mayorías en la votación, pese a la resistencia de los partidos de oposición.

Pero ahora, ya empieza a verse un cambio, con los dos golpes recibidos en este jueves en el Congreso de la República, lo que lleva a plantear el interrogante acerca de si, solo fue una falla momentánea de la aplanadora política de Petro en el Legislativo, o ya empieza a acabarse la ‘luna de miel’ que, por tradición, tiene el poder Ejecutivo en sus inicios, con el Legislativo.