Niños no escolarizados superan brechas educativas con programas de la ONG Save the Children

Durante el 2022, más de 1.500 niños, niñas y adolescentes migrantes venezolanos y colombianos sin acceso a la educación formal, pudieron acceder a servicios de escolares y de alimentación. Esto se traduce en beneficios para estos menores que obtienen alimentación y educación gratuita.

Con un nuevo modelo de aprendizaje dado por la ONG Save The Children Colombia, esta oengé se preparó ante el reto de brindarle educación a centenares de niños y niñas ofreciendo herramientas a estos jóvenes que necesitan nivelar sus competencias académicas.

“Transcribimos los cuentos que leemos, con el punto y la coma parábamos un ratico”, dice Dulce, sobre los cursos que recibe en el el centro de educación que ha dispuesto Save the Children en el departamento de La Guajira, para que todos los estudiantes pueden cumplir con sus procesos de aprendizaje.

El grupo de voluntarios de la ONG, organiza diversas metodologías de enseñanza como Clubes Escolares, basados en la comprensión de lectura y bajo la estrategia de números y letras para facilitar su ciclo académico.

“El impacto ha sido positivo puesto que los padres por lo general estaban preocupados porque sus hijos estaban en la casa, no estaban avanzando porque no todos tienen de pronto ese nivel para poderles ayudar”, comenta Cristina Vidal, tutora de Save the Children.

Muchos de los beneficiados de este programa, se encuentran en regiones fronterizas como Norte de Santander, Arauca y La Guajira y no están inscritos al sistema escolar, por lo que con estas estrategias se busca transformar positivamente las vidas de estos niños, niñas y adolescentes que no han tenido la oportunidad de ingresar a un entorno escolar.

“Yo soy de Venezuela y yo ya estudiaba y aquí no estudio porque no tengo mis documentos”, dice Nicol, quien se muestra feliz de poder compartir con otros compañeritos un aula escolar mientras sus padres pueden resolver los problemas de ecometación para que pueda inscribirse a unas de las instituciones educativas del país.

Save the Children Colombia, se ha dedicado a la protección de los derechos de los niños para que puedan rodearse de entornos seguros a través de la educación, y ahora cuenta con el apoyo del Gobierno de Canadá, que busca garantizar el derecho de la educación infantil.

“La población que recibimos son migrantes y también hemos tenido colombianos retornados que ya su familia ha tenido muchos años en Venezuela y por situaciones migratorias han tenido que llegar acá”, dice Cristina Vidal, tutora de Save the Children.

Esta labor ha beneficiado a más de 42 mil personas, le ha abierto la puerta tanto a niños migrantes como colombianos dándoles la esperanza de construir un nuevo futuro.