Gustavo Petro pretende acabar con la libertad de prensa

Lo que se pretende con los medios de comunicación, el gobierno de Gustavo Petro adelanta grandes reformas en el país. Mientras la discusión de la tributaria ha tomado todos los titulares, el profundo revolcón a la justicia con miras a lograr el sometimiento de bandas criminales ha pasado más de agache.

La periodista Darcy Quinn encontró en este último paquete un mico que podría atentar contra la libertad de prensa. Según la periodista, el viceministro de Justicia, Camilo Umaña, lidera una “reforma enorme” en la política criminal del país, que va mucho más allá de la paz total.

En esta propuesta está contemplado este artículo:

ARTÍCULO 167-A. ESTRATEGIA DE CONCIENTIZACIÓN CIUDADANA SOBRE LA POLÍTICA CRIMINAL EN PRENSA, RADIO Y TELEVISIÓN. A partir de la fecha de vigencia de la presente ley, la prensa escrita, las estaciones de radiodifusión sonora y los programadores de televisión que operen en el país deberán adelantar campañas destinadas a generar un cambio en la conciencia ciudadana sobre la humanización de la política criminal, la creación de oportunidades y la potencialidad de la justicia restaurativa. Los contenidos podrán ser elaborados directamente por el correspondiente medio de comunicación, pero para su difusión deberán ser sometidos a la aprobación del Consejo Superior de Política Criminal. El Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones se cerciorará de la difusión de los contenidos mencionados a través de medios virtuales masivos.

Este artículo estaría incluido en la Ley 65 de 1993. “Esto es claramente atentar contra la libertad de prensa”, señaló la periodista. A su juicio, se estaría obligando a los medios a crear unos contenidos específicos que serán vigilaos por el ministerio del las TICs y el Consejo de Política Criminal. “Es meterse al rancho totalmente. Obligar a los medios a hacer unos contenidos que le convienen al gobierno. No darnos la posibilidad de disentir y de cuestionar”, agregó.

“Es la afrenta más grande a la libertad de expresión que ha tenido la historia de Colombia. Es un proyecto de ley que se tiene que acabar. Ese artículo no puede ni siquiera ser discutido. Nunca había visto tanta intención para acabar con la libertad de prensa en Colombia. Tan solo pensar que se tiene que crear contenido que debe ser aprobado por el gobierno para sacarlo al aire es una afrenta absoluta, determinante, concluyente para la democracia colombiana”, aseguró el director de la FM, Luis Carlos Vélez. Agregó que en Venezuela también aprobaron un “articulito” como este. “Así empieza”, dijo. Señaló que es el mismo libreto que ha vivido Ecuador y otros países.

El corresponsal de la FM en Venezuela explicó que en su país existió una “ley resorte” que con el pretexto de la “responsabilidad social de los medios”, el gobierno de Chávez impuso penas de prisión y la salida de los medios del aire, cuando no están de acuerdo con sus políticas.

“Ni siquiera a Gustavo Rojas Pinilla que tuvo censura de prensa, se le ocurrió una obligación como esta. Es tan brutal, tan bárbaro, tan salido de toda proporción jurídica que uno se niega a creer que el ministro Néstor Osuna le ponga la firma. No aguanta la más mínima revisión de la Corte Constitucional”, explicó Juan Lozano. “Es monstruoso, tiránico, una verdadera barbaridad”, agregó.

“Colombia siempre ha sido un país donde no se mete con las directrices de los medios. Esto recuerda la superintendencia de comunicación, de Rafael Correa, que creó un estatuto para vigilar los contenidos y alertar si se criticaba al gobierno de Rafael Correa”, recordó el director de La República, Fernando Quijano. Según él, en el país nunca se ha presentado una iniciativa como esta que atenta contra la libertad de expresión y también contra la libertad de empresa.

Tras la revelación de la periodista de Darcy Quinn, el vice ministerio de Justicia hizo saber que hará ajustes a la propuesta y que se incluirá la expresión ”podrán” en vez de ”deberán”.