Carolina Cruz no aguantó y se escondió para no llorar en público: “Me destruí”

La presentadora abrió su corazón, fue muy sincera sobre la situación que vivió en medio de un evento de su fundación y mandó un sentido mensaje.

Para nadie es un secreto que Carolina Cruz ha tenido una transformación muy grande, desde que llegó al mundo su hijo Salvador y lo que ha pasado con la situación de salud del pequeño. De ahí salió la iniciativa de la Fundación Salvador de Sueños, que ella comanda, y en medio de un evento de esta fundación pasó algo muy fuerte para ella.

Según contó ‘Caro’, no pudo aguantar las lágrimas y sentirse impotente, debido a lo que pasa con muchas familias que tienen niños con problemas de salud y que no tienen recursos ni ayudas para tratarlos. Y las madres de estos niños, que hacen muchos sacrificios por tenerlos lo mejor que pueden, la conmovieron muchísimo.

Carolina Cruz confesó que tuvo que esconderse para llorar

El pasado viernes 28 de octubre de 2022, Carolina subió una serie de historias para relatar lo que vivió en la fiesta de Halloween de su fundación, con 19 niños con problemas de salud que viven en Bogotá. Y al escuchar las historias de ellos y sus familias, sintió mucha tristeza, ya que son muchos los niños con problemas y ella solo puede ayudar a 67 en Colombia, 19 de ellos en Bogotá:

“Es el más mínimo porcentaje de población infantil, en Colombia, que tiene este tipo de situaciones, circunstancias médicas y patologías. Traté de ser lo más fuerte que pude, pero cuando empecé a escuchar a estas mamitas hablar y contarme su historia, me destruí. Me destruí por completo, ya no aguanté más y fue mucho más fuerte que yo…”

Así empezaba a contar lo que experimentó la integrante del programa ‘Día a Día’, para después ponerse en la situación de las mamás de los pequeños con estos problemas de salud:

“Pienso en esas mamás, que se tienen que levantar todos los días, con fe, buena actitud, buena energía y ver a sus chiquitines, en una circunstancia de salud difícil. Que, además, no sean atendidas ni escuchadas, estén solas. Es duro y eso es lo que llegamos a hacer nosotros como fundación.

Me dolía, porque es una forma de ‘aterrizar muy fuerte’, mi fundación me aterriza todos los días de mi vida, porque se nos olvida que tenemos a nuestros hijos perfectamente sanos y bien. Y que nosotros estamos bien…”

Carolina explicó por qué estaba tan afectada y se quebró, en medio del evento con los niños y sus familias:

“Estuve un poquito sensible, traté de estar muy fuerte, al comienzo me tocó meterme en un huequito, a llorar, porque no quería que las mamás me vieran llorando, ni los chiquiticos. Pero después, no me aguanté y dije: – Bueno, las mamás nos exigimos mucho y nos damos muy duro, porque pensamos que podemos con todo. Y no siempre podemos con todo.

Y está bien no poder con todo, está bien llorar, está bien hacer catarsis, está bien sentirse cansada, está bien sentirnos agotadas en algún momento. Porque somos humanas, no superhéroes”.

Carolina Cruz se sintió identificada con las madres, con sus situaciones, con el amor por sus hijos y la necesidad de tenerlos muy bien: “Sentirme, con ellas, tan vulnerable y sentirlas cada vez más cercanas a mí, me emocionó mucho y me generó mucha más empatía, muchas más responsabilidades. Lo que viene es más trabajo del que teníamos”.

Pero en medio de una gran reflexión, para no quedarse en lo sentimental y avanzar en los grandes objetivos, la presentadora indicó: “Queremos hacer más de lo que podemos. Solo puedo ayudar a estos niños y tengo que mirar las cosas desde otro punto de vista, para que no se me vuelva un tema de inconformismo”. Y es que ella sabe que hay millones de niños que necesitan ayuda, pero se va a concentrar en los que puede ayudar ahora, para ir creciendo más con su fundación.