Camila Parker: cómo pasó de ser la mujer más odiada a reina consorte de Reino Unido

Camila Parker era despreciada por los británicos, ahora es admirada y convertida en reina. ¿Cómo logró redimirse quien fuera la rival de Lady Di?

“No fue fácil. Fui escrutada durante tanto tiempo que tuve que encontrar una manera de vivir con ello. Nadie disfruta sintiéndose observado y criticado…”, dijo la famosa Camila Parker, hoy reina consorte de Inglaterra y esposa del Rey Carlos III, a la revista Vogue en junio pasado cuando se refirió a cómo había sido su vida. “Pero creo que, al final, logré superarlo y salir adelante. Debes seguir viviendo tu vida”, mencionó.

Las palabras de la reina consorte tienen bastante peso si se tiene en cuenta que las dice una mujer que fue la más odiada de su país cuando se supo que ella era la amante del entonces príncipe Carlos y la razón por la cual el matrimonio de Lady Di y su marido estaba en crisis.
Tal vez ningún astrólogo o adivino hubiera podido anticipar que una mujer separada, repudiada, con dos hijos y arropada por la crítica permanente durante décadas, se convertiría en reina. Pero, cómo logró Camila Rosemary Shand, nacida el 17 de julio de 1947, llegar a ocupar esta posición con la venía de una de sus mayores detractoras: la Reina Isabel e incluso, la aceptación de un buen porcentaje del pueblo británico que pasó a admirarla. Podemos decir que silencio, algo de sumisión, trabajo, perseverancia y tiempo, mucho tiempo, fueron claves.

¿Quién es la nueva Reina de Inglaterra?
“Larga vida a la Reina; Diana para siempre; Rey Carlos y Reina Camila, nunca”, decían los carteles en las calles de Londres hace 17 años cuando Camila y Carlos se casaron el 9 de abril del 2005, luego de 35 años de amores, la mayoría de ellos clandestinos. Las autoridades procuraron quitarlos, pero se terminaron viendo en los cubrimientos de todo el mundo. Y parecía que los súbditos no eran los únicos inconformes con el enlace del hoy Rey de Inglaterra. Isabel II tampoco sonrió mucho en aquella unión, pero si pronunció unas sencillas palabras que sonaron más a resignación que a felicitación: “Mi hijo ha llegado a buen puerto con la mujer que ama”.

Hasta ese momento los expertos indicaron que Camila nunca sería Reina y le bastaría el título de duquesa de Cornualles que adquirió. Los siguientes años la hoy reina consorte caminó hasta la popularidad que hoy la cobija. Se dice que en aquella época un pequeño porcentaje de los británicos aprobaba esa unión, hoy se estima que su popularidad está por encima de su marido.

Lo curioso es que fue la propia reina Isabel la que se encargó de que los ingleses vieran a su nuera de otra manera al descubrir que la duquesa más allá de ser la otra, era una mujer cálida preparada, disciplinada y dada al trabajo social. Adicionalmente, como dicen los medios ingleses y algunos expertos en realeza, Carlos se ha mostrado más sonriente y menos parco desde que está casado con Camila, quien le ha contagiado de su temperamento, cálido y buen humor.
Así pasó de ser odiada a admirada

Carlos III y la reina consorte Camila se casaron luego de 35 años de amores .Cortesía Vea
También hay que mencionar que se han publicado notas, especiales e incluso libros que revelan que la historia de Carlos y Camila es casi de telenovela, porque hay que admitirlo: aunque por mucho tiempo ella fue vista como la tercera en el hogar de los príncipes de Gales y la amante que hacía sufrir a la princesa, en realidad, Parker fue primero que Diana y, para ser totalmente francos, fueron Andrew, el exmarido de Camila, y Lady Di, la difunta exesposa del hoy Rey, quienes entorpecieron la felicidad de los ahora monarcas.
Así pasó de ser odiada a admirada
También hay que mencionar que se han publicado notas, especiales e incluso libros que revelan que la historia de Carlos y Camila es casi de telenovela, porque hay que admitirlo: aunque por mucho tiempo ella fue vista como la tercera en el hogar de los príncipes de Gales y la amante que hacía sufrir a la princesa, en realidad, Parker fue primero que Diana y, para ser totalmente francos, fueron Andrew, el exmarido de Camila, y Lady Di, la difunta exesposa del hoy Rey, quienes entorpecieron la felicidad de los ahora monarcas.
“El reconocimiento a Camila como Reina consorte es el resultado de 17 años de abnegado servicio a la Corona británica, y, en particular a Carlos III como Heredero al trono”, explicó a ABC Henri Estramant, experto en casas reales, y cofundador de Royal Bridges. Estramant dijo que la Reina Isabel II “probablemente, consciente de que su momento estaba llegando” nombró a Camila en enero del 2022 Dama Real de la Muy Noble Orden de la Jarretera, considerada como una de las órdenes más prestigiosas del mundo.

Luego, en febrero pasado, sucedió lo inimaginable: la reina Isabel II reveló que su deseo era que su nuera fuera reconocida como reina consorte cuando llegara el momento del reinado de Carlos. La otrora Parker ha trabajado arduamente para llegar a la anhelada silla, es presidenta de más de 90 organizaciones benéficas trabaja dese hace 20 años al frente de la Sociedad Nacional de la Osteoporosis y siempre sorprende con discursos oportunos cuando le corresponde abrir eventos. Respalda ceremonias benéficas de alfabetización, bienestar animal y organizaciones que apoyan víctimas de abuso doméstico. También se desenvuelve en las redes. En pandemia creó un exitoso club de lectura vía Instagram.

Lo que le espera a Camila, la reina consorte de Inglaterra
Ahora como reina consorte, en su agenda continúan los viajes y eventos reales, pero también es claro que, aunque su marido fallezca, ella no sería reina gobernante, su actual título lo obtuvo por ser esposa del Rey y su función principal es la misma que ha tenido desde que se casó con Carlos III, ser su apoyo principal y estar ahí siempre para él, algo que ella sabe a la perfección, pues lo ha hecho por más de 50 años.