El 87 % de la población estudiantil del Meta consume alcohol, según Secretaría de Salud

Aunque las autoridades de salud del Meta han trabajado desde distintos frentes para reducir el consumo de drogas y alcohol en población escolar, las estrategias no han dado los frutos esperados.

Los estudiantes de colegios y universidades de la región mantienen el consumo habitual de bebidas alcohólicas y marihuana, aunque han disminuido la ingesta de sustancias como el tabaco y la cocaína.
Así lo dio a conocer la Secretaría de Salud de Villavicencio, entidad que señaló que en el último año el consumo de alcohol en la población escolar del Meta se situó sobre el 87 por ciento, siendo la sustancia psicoactiva más consumida por jóvenes y adolescentes en edad escolar en el departamento.
El tabaco, con un porcentaje del 27 por ciento, es la segunda sustancia más consumida por los estudiantes de colegios y universidades de la región. En tercer lugar se ubica la marihuana, que alcanzó un porcentaje del  4 por ciento.
En el cuarto lugar de las sustancias más consumidas por la población escolar del Meta está la cocaína, que se mantiene con un porcentaje de 1.5 por ciento.
La heroína, los hongos , entre otras sustancias alucinógenas, tienen un porcentaje menor de consumo por parte de la población escolar metense.
En Villavicencio, de acuerdo a lo informado por la Secretaría de Salud del municipio, no hay cifras oficiales sobre el consumo de sustancias alucinógenas en la población estudiantil de la ciudad.
Sin embargo, los estudios realizados en los últimos años a nivel nacional demuestran que el consumo de drogas y alcohol en los entornos escolares de Villavicencio son similares a los que se reportan en el Meta.
Elkin Martínez, profesional de la Secretaría de Salud de Villavicencio, señaló que: “Hay unos indicadores que se han mantenido en el tiempo. Las investigaciones sobre estos temas se hacen cada cinco años en el país, y en los últimos análisis que se han hecho se identificó ese comportamiento en la región”.
En lo que respecta a diferencias frente al consumo de alcohol y su relación con el género, Elkin Martínez indicó que: “Tanto hombres como mujeres jóvenes registran niveles similares de consumo de alcohol, así como de exposición a episodios de consumo abusivo de las diferentes sustancias alucinógenas que hay en el mercado”.

Causas

De acuerdo con el profesional de la Secretaría de Salud municipal, la falta de control por parte de la Policía, el incumplimiento de normas legales frente al expendio y venta de alcohol a menores de edad, así como en los alrededores de entidades educativas, son alicientes para que el consumo de alcohol tienda a incrementarse en la población escolar.
En los hogares donde los padres consumen una sustancia alucinógena constantemente, hay mayor probabilidad de que los menores hagan acercamiento al consumo de sustancias psicoactivas porque sus padres validan estos comportamientos. Los amigos o pareja también influyen en el consumo de alcohol y otras sustancias.
“En los colegios y universidades se establecen amistades que tienen un significado motivacional para los jóvenes. Cuando ellos deciden unirse a un grupo, los amigos o compañeros de estudio se convierten en influyentes del consumo, basándose en las prácticas de consumo de sus pares en lugar de buscar ser aceptado por sus recursos personales”, aseguró Martínez.
Así las cosas, las consecuencias del consumo de alcohol en los distintos niveles de la vida estudiantil se traducen a menudo en bajo rendimiento académico por inexistencia de compromiso con las actividades, problemas de depresión y deserción escolar, además de una condición en salud mental y física deteriorada, incremento de los actos delictivos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.